Educación Especial

Sindrome Down entre otros


El cambio acelerado y constante del mundo moderno representa un reto para la educación, que debe adaptarse rápidamente para brindar una formación completa de personas y futuros profesionales, para que sean competitivos en todos los niveles que la sociedad requiere. Realidades como la brecha digital (acentuada por la pandemia), el mundo globalizado y la educación inclusiva (que va desde reconocer la identidad sexual hasta tener en cuenta condiciones físicas o mentales especiales, como pueden ser las enfermedades mentales o el mismo Síndrome de Down) deben ser expuestas en los espacios educativos para buscar soluciones.



En lo relativo al desarrollo académico y educativo las personas con Síndrome de Down (SD) son muy capaces de aprender, especialmente a edades tempranas. Si bien por su condición algunas capacidades como la atención o la memoria se ven disminuidas y esto puede afectar o ralentizar su ritmo de aprendizaje, no son impedimentos que no se puedan tratar. De hecho la educación especial empieza desde las primeras etapas de la vida, el mismo desarrollo del habla y el lenguaje terminan siendo la base para el desarrollo cognitivo, social y emocional.

Desde el Ministerio de Educación y el Gobierno Nacional la inclusión escolar está establecida desde el 2003 como ley con los parámetros y criterios para aplicarla y garantizar la prestación del servicio educativo a la población con necesidades educativas especiales (NEE). La ejecución de esta en muchos casos (por no decir la mayoría) se encuentra lejos de ser una realidad pues representa un esfuerzo integral de todo el modelo educativo. Pues en muchos casos ni los profesionales cuentan con la preparación necesaria, ni las instituciones tienen las herramientas o capacidades para crear un verdadero ambiente inclusivo donde todos los agentes estén en pro del aprendizaje especial.



Parte de este ambiente inclusivo es el relacionamiento con sus compañeros complementado con el apoyo individual que profundiza en sus necesidades específicas de aprendizaje. El ser humano y especialmente los niños, le deben gran parte de su aprendizaje a la relación con sus iguales, la imitación y participación proporciona grandes oportunidades de aprendizaje.

En nuestro compromiso por mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad cognitiva y sus familias, la Fundación Fe cuenta con un programa de educación especial enfocado en garantizar un aprendizaje inclusivo y completo para todos nuestros beneficiarios. Sabemos lo que implica la educación en nuestra sociedad, y tenemos los recursos necesarios para asumir tal responsabilidad mientras atendemos sus necesidades particulares trabajando en su rehabilitación.

Algunas sugerencias de intervención que ofrecemos son:

  • Atención a necesidades particulares del SD: Entendemos la condición de nuestros beneficiarios, y nos enfocamos en sus necesidades particulares, técnicas de repaso, por ejemplo, ayudan también a asentar los conocimientos, descomponer la información en niveles intermedios y en grados de dificultad, apoyarse en medios audiovisuales dibujos o vídeos, para tener mejor retentiva en los conceptos claves y las instrucciones que componen la tarea.
  • Potenciar su autonomía: Es importante que pueda acceder a los materiales escolares por sí mismo. También es aconsejable encargarle pequeñas responsabilidades dentro del aula, se sentirá tan válido como el resto de sus iguales y mejorará su autoestima.
  • Aprendizaje basado en sus capacidades: crearle expectativas de éxito reales, es decir: presentar al niño tareas a desempeñar ajustadas a su nivel de desarrollo, para que pueda resolverlas sin problemas mientras va superándose según su propio ritmo.
  • Mejorar sus habilidades sociales: Aprendizaje mediante imitación y en su desenvolvimiento en actividades cotidianas y grupales con sus pares.
  • Mejorar en habla y lenguaje: Por sus condiciones pueden incluso a edades avanzadas pueden presentar problemas en la motricidad bucal y la respiración, factores que impiden una buena articulación del lenguaje. Además de la terapia con logopedia y fonoaudiología clave para ellos.
  • Motricidad: La práctica deportiva y los juegos que comprendan actividades físicas (como lanzar pelotas, ejercicios de yoga para entrenar el equilibrio y posturales) son básicas para mejorar su motricidad base y la coordinación. A la hora de practicar la motricidad fina se aconseja comenzar con actividades que refuercen la musculatura de las manos.

CONTACTO

Cra.59B # 129-45 Bogotá D.C

Teléfono: +57 (1) 624 0507 Cel: 318 3981836
Email: fundacionfe@fundacionfe.org

Nit: 860.029.566-3

© Copyright 2022 Fundación Fe - Todos los derechos resevados. Diseñado e implementado por