Educación para personas con
Síndrome de Down


El proceso educativo no siempre es lineal, por el contrario hoy más que nunca está abierto a abarcar múltiples vías que faciliten el aprendizaje, que es a fin de cuentas su último objetivo. La flexibilización en la educación es clave en la facilitación de la adquisición de conocimientos, y en la actualidad va desde la intervención de la tecnología y su papel transformador, hasta el cambio en la manera de enseñar, haciendo de este un proceso más personalizado, en el que se estimulan las habilidades particulares y no las generalidades, entre otras muchas implementaciones que se hacen continuamente al sistema educativo para garantizar su calidad, cobertura, cumplimiento, y por sobretodo, para los propósitos de este artículo, la inclusión y diversidad.



Es en este aspecto donde nos interesa hacer especial énfasis, pues la capacidad de aprender de los niños con Síndrome de Down es en la mayoría de casos igual a la de cualquier persona. Sin embargo, tienen ritmos de aprendizaje más lentos dependiendo de su condición. La intervención en etapas tempranas es muy importante para que se estimule la participación de los estudiantes, se potencie su autonomía y se mejoren habilidades sociales, expresión verbal, motricidad y demás facultades que se desarrollan durante el proceso de aprendizaje y que con su correcto desarrollo en un futuro garantizarán su participación en la sociedad y su vida digna.

Bajo esta perspectiva se puede afirmar que la educación en los niños con Síndrome de Down es un proceso de inclusión social que comienza en el seno familiar y termina en su etapa adulta donde son ciudadanos partícipes de la sociedad. En primer lugar, se debe garantizar la autonomía, empezando por lo más básico como puede ser la higiene y el cuidado personal, pero también el uso de materiales de clase o los desplazamientos. Es importante que pueda acceder por sí mismo al uso de herramientas, no solo escolares, sino cualquier elemento que le pueda servir para desenvolverse en sociedad.



Es aconsejable encargarle pequeñas responsabilidades dentro o fuera del aula y, muy especialmente, cuando trabaje en equipo. Sentirá su valor entre el resto de sus iguales y mejorará su autoestima. La aceptación y apoyo de los familiares es clave para dar ese primer paso. Una integración en un entorno cotidiano hace parte de las necesidades cognitivas de cualquier persona. El ser humano es un ser social, los niños observan a sus padres, a otros adultos o a otros niños interactuando e imitan lo que ellos hacen. Es importante hacer a los niños partícipes de las actividades académicas, pero también enfrentarlos a ambientes sociales y recreativos donde puedan aprender por medio de la imitación y la observación.

Hay factores que son derivados de su condición y que si se trabajan pueden hacer mucho más sencilla la inclusión y por ende el aprendizaje del niño. La hipotonía puede producir déficits en sus competencias físicas, o los problemas de lenguaje derivados a su vez de problemas bucales y de respiración que impiden una buena comunicación. En ambos casos se requiere una especial atención y tratamiento, en el caso de la pérdida de masa muscular, la práctica deportiva y de motricidad fina es muy importante para practicar y reforzar sus habilidades por medio de ejercicios, que van desde la actividad física hasta hacer figuras de plastilina o arcilla etc… Y en cuanto al tema del lenguaje la terapia es fundamental para hacer frente a los trastornos del habla. Trabajando esto se ganará terreno y las desventajas propias de su condición no serán una barrera que mine su desempeño y aprendizaje.

Sumado a esto, utilizar técnicas de repaso ayuda a asentar los conocimientos, conviene que el maestro descomponga la información en niveles intermedios y en grados de dificultad que estén a la medida del ritmo de cada estudiante. Además la implementación de la tecnología permite incentivar la autonomía e implementar el uso de recursos audiovisuales por medio de los cuales retendrán mejor los conceptos claves y las instrucciones que componen sus tareas. Es habitual que estos niños se cansen o pierdan la atención rápidamente, así que conviene programar actividades en el aula breves y de contenido variado.

La lucha por una educación incluyente e integral es un tema que cada vez adquiere más relevancia en el panorama nacional. A menos de un año para las elecciones presidenciales, es importante alzar la voz como fundación que promueve la inclusión social de la población en condición de discapacidad cognitiva, para que las agendas gubernamentales, las instituciones privadas, públicas, y la población en general giren su mirada, esfuerzos e intereses a una parte fundamental del sistema educativo.

CONTACTO

Cra.59B # 129-45 Bogotá D.C

Teléfono: +57 (1) 624 0507 Cel: 318 3981836
Email: fundacionfe@fundacionfe.org

Nit: 860.029.566-3

© Copyright 2021 Fundación Fe - Todos los derechos resevados. Diseñado e implementado por