Estimulación temprana como tratamiento para la discapacidad cognitiva


La educación y el desarrollo son posibles para cualquier ser humano, sea cual sea su condición.

Cuando una enfermedad, trauma o estado incapacitante que afecta la calidad de vida de una persona de manera irreversible y permanente ocurre, es común que tanto el paciente como sus familiares y allegados enfrenten miedo, incertidumbre, tristeza y que en medio de la desesperación que producen todos estos sentimientos se busque una solución que ataque sus consecuencias, más no su origen o raíz. Siguiendo la metáfora que nos permitimos usar, es como si se arrancaran las hojas o el fruto enfermo de un árbol mientras su tallo y raíz siguen deteriorándose. Cuando esto ocurre es muy poco probable que exista un cambio significativo. Soluciones puntuales para síntomas puntuales. Pero si el problema es estructural y va más allá de las consecuencias el foco de los esfuerzos por tratar y recuperar la salud debe estar enfocado en la raíz del mismo.



Anticiparse abre muchas posibilidades, si bien no siempre se pueden atacar las causas de las condiciones antes de que estas se manifiesten, acción temprana permitirá garantizar la base de un futuro con calidad de vida e igualdad de oportunidades y en muchos casos podrá prevenir el desarrollo y agravamiento de la condición. La discapacidad cognitiva se puede presentar de múltiples maneras, algunos ejemplos son: Síndrome down, Parálisis cerebral, Autismo, entre otras. También la gravedad de la condición dependerá de cómo la estimulación temprana prevenga sus peores consecuencias, en muchos casos llevando a desaparecer el riesgo de padecerlas, pero ¿qué es la estimulación temprana?

La estimulación temprana es un conjunto de intervenciones que se hacen en niños de 0 a 5 años (franja de edad con mayor plasticidad cerebral), llevadas a cabo por profesionales de diversas disciplinas (psicólogos, terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas, etc.), con el objetivo de dar respuesta lo más pronto posible a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen el riesgo de padecerlos. Esta se debe realizar trabajando cuatro áreas fundamentales, como son la Motriz, Perceptivo-cognitiva, la Socio-emocional, Comunicativa y la referente a la autonomía. Esto teniendo en cuenta el grado de afectación de la discapacidad cognitiva que los niños enfrentan.



Los padres cumplen un rol fundamental, pues deben estar atentos a las señales que presentan los niños y que pueden significar una posterior discapacidad, pues al desarrollarse la condición tan a temprana edad no siempre es fácil darse cuenta de sus manifestaciones. Algunas de ellas son:

  • Cuando el niño no sostiene la cabeza: Esto se considera cuando el infante tiene más de cuatro meses de edad.
  • Si tiene más de 11 meses de edad y no se sostiene de pie.
  • Si a los 12 meses no es capaz de pronunciar palabras y al comenzar a hablar lo realiza con dificultad.
  • Cuando tiene 17 meses y no puede caminar sin apoyo.
  • Si al niño le cuesta recordar las cosas.
  • Cuando el niño ya tiene más de 5 años y le cuesta trabajo hacer actividades de razonamiento lógico.
  • Se le dificulta seguir instrucciones y seguir normas.

Esto es muy importante pues definirá qué áreas se deben trabajar, ya que en ocasiones pueden ser aspectos como saltar, equilibrio, subir escaleras, agarrar objetos, manejar un lápiz, etc. Hasta habilidades de comunicación, lenguaje expresivo y comprensivo para mitigar las dificultades que puedan surgir a la hora de establecer interacciones sociales y comunicativas.

Es importante estimularlos tempranamente porque su plasticidad cerebral está en pleno desarrollo y apto para aprender cualquier cosa. Es indispensable que los padres y profesores se involucren en el crecimiento integral del niño. La estimulación temprana es el elemento primordial para el adecuado desarrollo y crecimiento del niño, para garantizar un futuro con oportunidades y donde su condición no sea un motivo de exclusión. Es importante trabajar las áreas ya mencionadas con el fin de mejorar sus posibilidades de movilidad y de mayor exploración del medio en el que se desenvuelven.

CONTACTO

Cra.59B # 129-45 Bogotá D.C

Teléfono: +57 (1) 624 0507 Cel: 318 3981836
Email: fundacionfe@fundacionfe.org

Nit: 860.029.566-3

© Copyright 2021 Fundación Fe - Todos los derechos resevados. Diseñado e implementado por