¿Qué es la discapacidad cognitiva?


La discapacidad cognitiva según su grado de afectación se puede clasificar como leve, una vez que el niño comienza la escuela y manifiesta claras dificultades en el aprendizaje de los contenidos académicos. Moderada, cuando el aprendizaje de destrezas preescolares (reconocer colores, las partes del cuerpo…) es muy lento, al igual que el desarrollo del lenguaje. Lo que implica un largo proceso de aprendizaje para adquirir conductas autónomas y rutinas. Grave cuando necesita ayuda para realizar acciones cotidianas (vestido, aseo, alimentación…) las habilidades comunicativas son muy limitadas, el vocabulario pobre y las estructuras gramaticales básicas, muy por debajo de su edad cronológica. Por último, se habla de discapacidad profunda cuando el paciente es codependiente para realizar sus acciones rutinarias y su comunicación se limita a sonidos y gestos, en lugar de palabras.



Se estima que la discapacidad intelectual afecta a alrededor de un 2 a 3% de la población, mientras que la discapacidad intelectual severa, alrededor de 0,5%.

La discapacidad cognitiva puede presentarse de múltiples formas, sin embargo en términos generales nos referimos a esta cuando el paciente muestra serias limitaciones o retrasos en sus capacidades intelectuales y en la ejecución de conductas adaptativas en el entorno que le rodea. Suele presentarse en edades tempranas y al atacar capacidades intelectuales relacionadas a la adquisición de conocimientos (atención, memoria, percepción…) termina por generar serios problemas en el desarrollo de habilidades sociales y comunicativas.

Por otro lado, son muchas las causas de la discapacidad cognitiva, algunas de ellas son:

  • Infecciones en la madre adquiridas durante el embarazo o infecciones en el niño, principalmente en los primeros meses de vida.
  • Exposición a sustancias tóxicas en la madre durante el embarazo (como el alcohol o sustancias alucinógenas) o en el niño después de nacer.
  • Desnutrición materna en el embarazo o desnutrición crónica infantil.
  • Problemas al nacer como nacimiento prematuro, bajo peso al nacer o dificultad respiratoria al nacer (hipoxia perinatal) etc.
  • Mutaciones genéticas heredadas de los padres o que aparecen espontáneamente durante la formación del feto.
  • Traumatismos severos que afectan el cerebro en edades tempranas.

Como en otros diagnósticos médicos, la detección temprana es clave para el futuro desarrollo de la condición en el niño y para brindarle posibilidades de reducir las barreras que esta puede traer en su futuro. La identificación de problemas del desarrollo, cualquiera que estos sean, permite una referencia oportuna a tratamientos y así mismo mayor efectividad. Algunas formas de identificar la discapacidad cognitiva son:

  • Cuando el niño no sostiene la cabeza: Esto se considera cuando el infante tiene más de cuatro meses de edad.
  • Con más de ocho meses de edad no se sienta solo.
  • Si tiene más de 11 meses de edad y no se sostiene de pie.
  • Si a los 12 meses no es capaz de pronunciar palabras y al comenzar a hablar lo realiza con dificultad.
  • Cuando tiene 17 meses y no puede caminar sin apoyo.
  • Si al niño le cuesta recordar las cosas.
  • Cuando el niño ya tiene más de 5 años y le cuesta trabajo hacer actividades de razonamiento lógico.
  • Se le dificulta seguir instrucciones y seguir normas

Las personas con esta condición deben recibir apoyo para identificar y eliminar algunas de las barreras que experimentan en su entorno, y así potenciar sus procesos de autonomía y vida independiente. También debe haber un esfuerzo de la sociedad para hacer que el entorno sea más inclusivo hacia quienes no tienen las capacidades para acceder a las mismas oportunidades. Debe haber un esfuerzo en conjunto de la sociedad para el desarrollo personal, social y profesional de niños que empiezan su vida situados en una clara situación de desigualdad.

CONTACTO

Cra.59B # 129-45 Bogotá D.C

Teléfono: +57 (1) 624 0507 Cel: 318 3981836
Email: fundacionfe@fundacionfe.org

Nit: 860.029.566-3

© Copyright 2021 Fundación Fe - Todos los derechos resevados. Diseñado e implementado por