Terapias para personas con Síndrome de Down


El Síndrome de Down es una condición que no afecta por igual a todos los individuos, sino que lo hace de manera peculiar y por ende los tratamientos dependen de un gran número de variables acordes a las necesidades, destrezas y limitaciones tanto físicas como cognitivas de cada paciente. Cabe resaltar entonces que no existe un tratamiento estándar y único para tratar el síndrome de Down, sin embargo y como punto de partida, la comunidad médica recalca la importancia de la estimulación temprana y del acompañamiento por parte de la familia o tutores, para generar un ambiente propicio en el que la persona se desenvuelva sin que su condición implique una posición de desventaja, ya que a pesar de su situación, está comprobado que sus características intelectuales y físicas pueden mejorar.





Las investigaciones indican que una intervención temprana, desde el nacimiento hasta que el niño cumple 3 años, mejora sus resultados de cara al futuro. No sólo en cuanto a sus capacidades para ser adultos funcionales que puedan adaptarse a su entorno, sino porque muchas personas con síndrome de Down corren más riesgo de desarrollar determinadas enfermedades y problemas de salud (cardíacos, digestivos, etc…) y entre más rápido se traten mejor.

Tomando como primicia que la estimulación temprana es el común denominador que deben tener todos los tratamientos del Síndrome de Down, dividiremos los tipos de tratamiento para los propósitos de este artículo según el área “afectada” que busquen mejorar. Sabemos que esta condición, genera dificultades en lo físico, motor, cognitivo y emocional.

FISIOTERAPIA

La fisioterapia como área de la salud que estudia el movimiento corporal y enfoca sus esfuerzos en el mantenimiento, prevención o recuperación de la capacidades motrices adquiere un papel fundamental para atender a las personas con Síndrome de Down a quienes se les afecta especialmente el tono y la fuerza muscular, los reflejos, la fuerza, el equilibrio, el desarrollo psicomotor, entre otras. Esto es clave en las etapas tempranas de la vida del niño, porque las habilidades físicas son la base de otras funciones, un ejemplo de esto son los ejercicios vocales para mejorar la ingesta de alimentos, el habla, entre otros. Como todas las personas, ellos se verán beneficiados de tener una actividad física regular y esto se verá evidenciado en su estado físico y de salud.





TERAPIA DE HABLA Y LENGUAJE

Es muy importante desarrollar mejorar las habilidades de comunicación y el lenguaje de manera más efectiva. Los niños con síndrome de Down suelen aprender a hablar más tarde que sus pares, a pesar de que en muchos casos comprenden el lenguaje y tienen deseos de comunicarse e interactuar. Un terapeuta del habla y del lenguaje puede ayudarlos a desarrollar las habilidades necesarias para la comunicación más temprano, imitando sonidos y trabajando de la mano con la fisioterapia para fortalecer los músculos de la boca, medios alternativos de comunicación, como el lenguaje de señas o imágenes, hasta que aprenda a hablar.

Aprender a comunicarse es un proceso continuo, por lo que si bien debe empezar a trabajarse en las primeras etapas de la vida esta debe trabajarse durante los años escolares e incluso después. Haciendo que poco a poco los niños mejoren sus habilidades para conversar, pronunciar, interactuar e incluso aprendan medios alternativos de comunicación y esto será clave en el posterior desarrollo de su vida social y de su estado emocional.

TERAPIA CONDUCTUAL

A medida que los niños con Síndrome de Down crecen, sufren los problemas de cualquier adolescente durante la pubertad. Las emociones intensas sumadas a los cambios físicos y acentuados por los posibles acomplejamientos que trae su condición pueden traer consecuencias para su desarrollo, ya que pueden ser proclives a la frustración, depresión, la baja autoestima y problemas al desenvolverse e interactuar con otras personas de su edad. De ahí la importancia del trabajo en conjunto con los otros tipos de terapia, para darle al niño las herramientas para lidiar con las dificultades del día a día de un adolescente y además garantizar el desarrollo de su vida social.





TERAPIA OCUPACIONAL

La terapia ocupacional ayuda a encontrar maneras de ajustar las actividades y las condiciones de la vida cotidiana a las necesidades y las habilidades de la persona (tales como un lápiz más fácil de agarrar). Esta terapia es muy importante durante toda la infancia y adolescencia de los niños ya que según el grado de afección puede enseñar desde habilidades para el cuidado personal, comer o vestirse hasta escribir y usar un computador, siempre buscando la autonomía y el desarrollo de la persona.

En conclusión, la interdisciplinariedad aplicada a la condición específica, será clave en el desarrollo de una terapia efectiva para el desarrollo y mejoramiento de las condiciones y calidad de vida de las personas con síndrome de Down. Fisioterapeutas, terapeutas del lenguaje y ocupacionales, psicólogos, profesores y por sobre todo el apoyo familiar ayudará al niño a manejar sus emociones, superar las barreras que suponen brechas de desigualdad, desarrollar habilidades interpersonales y hábitos saludables como la actividad física, esta combinación terminará por garantizar un futuro digno en el que puedan desenvolverse y participar de manera totalmente funcional y satisfactoria en la sociedad.

CONTACTO

Cra.59B # 129-45 Bogotá D.C

Teléfono: +57 (1) 624 0507 Cel: 318 3981836
Email: fundacionfe@fundacionfe.org

Nit: 860.029.566-3

© Copyright 2021 Fundación Fe - Todos los derechos resevados. Diseñado e implementado por